sábado, 8 de mayo de 2010

LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA




Serie televisiva: LA DIMENSIÓN DESCONOCIDA
Título del episodio: DE AGNES CON AMOR (From Agnes With Love)

Episodio 20, Temporada 5
Año: 1964
Director: Richard Donner
Intérpretes Principales: Don Keefer, Wally Cox, Sue Randall, Ralph Teager





Un programador de computadoras que trabaja en un programa espacial, cuyo trabajo consiste en meter datos matemáticos y físicos a la computadora para que esta corrija errores y dé soluciones a problemas que pudieran obstaculizar los envíos al espacio, comienza a tener problemas con ella debido a que, de repente, se mete la máquina en sus asuntos personales.
El programador está secretamente enamorado de una secretaria del departamento y no sabe cómo conquistarla. Pues bien, la máquina le irá dando soluciones para que lo logre, pero lo que no sabe él es que los datos son erróneos, ya que la computadora se ha enamorado de él y desea que fracase con la secretaria.




Episodio 20 de la temporada 5, donde se nota que hay más medios técnicos, mejor fotografía, pero me temo que también menos imaginación.
El episodio es algo flojo, no en sí mismo, sino porque el argumento, visto hoy en día, no tiene mucha sustancia. Puede que en aquellos tiempos, año 1964 fuera algo innovador, ya que el asunto de las computadoras, los grandes ordenadores, no habian hecho más que comenzar a desarrollarse, pero hoy en día todo queda como muy lejano y algo pasado de moda.
Además, está narrada en clave de comedia, o así parece confirmarlo, amén de alguna que otra escena presuntamente cómica, como cuando él le derrama el champán a ella por encima, por la música empleada, que es la misma tonadilla que las viejas y divertidas películas del Gordo y el Flaco.
Pero no hace mucha gracia pues en el fondo es un drama de mucho cuidado, aunque la sangre no llegue al río.
La lucha del hombre frente a la inteligencia de las máquinas desarrolladas por el mismo ser humano, está expuesta de forma no muy seria, pero sí que, si se reflexiona, puede dar un poquito de miedo. En el futuro, si seguimos así, ¿pudieran las máquinas, sobre todo ordenadores, dominar al ser humano? Algo de ello ya nos dijo Mátrix, pero yo no me creo nada.
Excelente Don Keefer.